Foros ›
El Correo Papalegüense (edición online)
Forum Index / Diarios de adestramento
Reply to topic

Author
Message
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sun, 04 Dec 2022, 20:06
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Bueno, pues casi me he marcado una crónica de la carrera de esta mañana, solo respondiendo los comentarios de nuestros amigos, y sin embargo, archirrivales.
Poco más habría que añadir, que no estuviera dominado por un factor determinante, el frío polar.
Un frío que podría achacar exclusivamente a la noble villa ribadaviense, pero falazmente, puesto que ya salimos de Sparkland tiritando. Solo nos faltaban los perros y el trineo.

Una cita muy animada pese a ello, más gente de la esperada, lo que complicó, y bastante, la entrega de dorsales.
En la cola se nos fueron al menos diez minutos preciosos que debieran haberse dedicado a un calentamiento como dios manda, y que, hube de improvisar durante los dos o tres primeros kilómetros de la prueba.
Ya no me ando con bromas con esas cosas. Mi recientes episodios de fragilidad ante las lesiones me han hecho muy desconfiado, y tardé bastante en alcanzar la velocidad de crucero.

No fue, de hecho, hasta que un grupo de corredores de Carballiño me adelantó, que no decidí que ese era el ritmo que iba a parasitar hasta el final. Era lo suficientemente alegre para verme exigido, pero al mismo tiempo no tanto como para comprometer mis funciones cardiovasculares más allá de lo humanamente soportable.
Situado detrás de estos corredores me permití el lujo de ir recogiendo cadáveres, sin pasar por la extenuante tramitación de cada caso, uno por uno.

Pero ya en la parte final, y con el inicio de las las rampas, los vi flojear, y como que le daban más a la lengua que a las piernas, casi más pensando en la próxima cita del Arenteiro, y opté por independizarme.

A partir de ahí los siguientes corredores y corredoras a los que me arrimé ya exhibieron otra defensa más proactiva, y me costó seguir ganando posiciones. Además yo estaba convencido de que las cuestas iban a ser más y más pronunciadas, y que la carrera era un 10K - cuando se quedó en 9,200 y gracias - y por seguir las indicaciones del Ciripolen me vi entrando en el arreón final con muchas balas sin gastar y la cara de tonto subsiguiente.

matogrosso dice que me animó al pasar la línea de llegada, pero yo ni me enteré, inmerso como estaba en una introversión anaeróbica profunda, después de que la última cuesta, esta sí mortal de necesidad, me dejara las piernas como flanes, y el músculo cardiaco esperando a la revisión del VAR, de si infarto sí o infarto no.

Puesto 110 (hamster) en 43:53.

Esperaba sinceramente haber hecho hoy una mejor clasificación, pues había hecho los deberes y me encontraba bien, pero es evidente que mucha de la gente que se anotó a esta prueba lo hizo precisamente por estar también en un buen momento de forma. Así que lo comido por lo servido. Espero que en cualquier caso mi progresión continúe y ello redunde en más y mejores sensaciones de cara a las próximas citas, en las que no iría mal un poquitín de cambio climático.



Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
freakyrunning

Maratoniano
Maratoniano
14/10/13
0 Carreiras
4275 Posts

Reply with quote Post Sat, 10 Dec 2022, 16:30
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

www.lavozdegalicia.es/...C12991.htm

Si vas por la Lonia a correr, ten cuidado de no repartirles a según que animales, que después no tienes pasta para pagar indemnizaciones y tratamientos de queratina.

Noraboa por un tiempo más que respetable.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Mon, 12 Dec 2022, 18:58
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

freakyrunning escribió:
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ourense/ourense/2022/12/10/perros-conocidos-ourense/0003_202212O10C12991.htm

Si vas por la Lonia a correr, ten cuidado de no repartirles a según que animales, que después no tienes pasta para pagar indemnizaciones y tratamientos de queratina.

Noraboa por un tiempo más que respetable.

Pues he de decir que este artículo de La Voz me ha dejado estupefacto.
Muchas veces se ha hablado de estos perros en mi casa, y es que son todo un espectáculo por las calles de Sparkland.
Su dueño sabe que llaman poderosamente la atención de la gente y los ha convertido en su imagen de marca. Le felicito porque él y sus perros casi se diría que son ya un icono de la ciudad. Casi, casi a la altura de las Marías de Santiago. La estatua está cantada.
Sin embargo las edades de los perros me han sorprendido. Yo los hacía más mayores. También existe la posibilidad de que el fulano los haya ido reemplazando según necesidades, y es que el blanco antes parecía ser más oscurito. En cualquier caso no hay nada que objetar, también la mona Chita fue una franquicia para los estudios de la Metro, habiendo sido interpretada por diferentes chimpancés, que curiosamente eran machos.

Ahora que soy consciente de que la popularidad de estos canes de exuberante pelo pantene, que traspasa fronteras, no sé yo si no me dejaría perseguir/morder e incluso hacer guarreridas españolas con tal de formar parte del mito, o que me llamasen para hacer con ellos un anuncio del champú Timotei, al que por mí mismo es evidente que carezco de futuribles.



Añado a toda esta verborrea una breve semblanza de mi actuación ayer en Carballiño en la carrera del Arenteiro.
Como todos los años volví a ser víctima del recorrido, que empieza calle abajo, muy bucólico a la orilla del río, y termina con cuestas de poner a pan pedir.
Iba pues yo muy alegre avivando cada vez más el ritmo, y haciendo una carrera de menos a más, cuando en la pared del kilómetro 8, (entre el 7 y el 8), mis piernas se hicieron de mantequilla y ya no volvieron a su ser normal en lo que quedó de competición.
Nada que ver con mi participación en Ribadavia. Una de cal y otra de arena. Fue llegar a meta y encontrarme el "chocolatiño quente" frío. Al menos non quemei o fouciño coma o ano pasado.
Es evidente que descuidé un poco mi preparación de la prueba (culpa de Luis Enrique), pero espero encontrarme mejor para la del Polígono. Allí debería irme bien, puesto que juego en terreno conocido, claro que do San Cibrao das Viñas, nem bon vento, nem bon casamento.

10K ---> 52:05



Me atrevo a suponer que estos galgos afganos plantean un serio dilema a los líderes talibanes en cuanto a cual es el límite de lo tolerable, dónde se pone la frontera, con respecto a la política del burka obligatorio y la pata quebrada.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
freakyrunning

Maratoniano
Maratoniano
14/10/13
0 Carreiras
4275 Posts

Reply with quote Post Mon, 12 Dec 2022, 21:15
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Yo entiendo tus dilemas. Eso de ponerle alma a los animales. Alma, marca, chámalle equis. Y lo trascendentes que son. Pero, y habla un ateo canino, son dos putos perros. Aunque, pensándolo bien: Coruña tiene a Cañita Brava, Vigo a Don Abel... casi me quedo con los chuqueles. Al menos les das un hueso del jarrete y están callados.

No tienen pinta de comer de la basura.

Buen tiempo en es diezmil. Vamos manteniendo.
Meigalicix

Experto no foro
Experto no foro
19/02/12
59 Carreiras
3264 Posts
Vigo
Reply with quote Post Mon, 12 Dec 2022, 23:21
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Xa quixera eu eses 52: 05, non chores tanto Papa-Léguas
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Mon, 16 Jan 2023, 19:46
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Como ya he comentado en otros diarios (seguramente el de Freaky y/o Meigalicix, y para de contar, que es en los únicos que me dejan entrar a gorronear ferreros rocher y calefacción, sin pedirme el carnet de galgo) este mes, mitad diciembre, mitad enero, ha sido un completo sindiós por causa de una mudanza no consentida y no binaria. Podría decir que desahuciaron a Papa-Léguas de su humilde morada de Sparkland, pero no caeré en el tremendismo. A fin de cuentas, ya me encontré otro chabolo, a igual o incluso menor distancia del parque de la Lonia.

Esa es la razón de no haber escrito ni intervenido nada (o casi nada) en las últimas semanas, amén de otras inapetencias varias, que no procede enumerar.

Y es una pena, pues en estos días, en los que llegué a participar en tres carreras, o lo que es lo mismo, tres fines de semana consecutivos, amasé un nada despreciable buen estado forma, pico anual sin lugar a dudas, y buenas actuaciones, sobre todo la de la Sansilvestre ourensá, que bien hubieran valido para presumir una pizquita de nada.

Lamentablemente, al tiempo que mejoraban mis prestaciones, lo hacían también las quejumbrosas molestias de mi cadera izquierda, malhadada y mal curada, recuperada a contrarreloj para el Sanmartiño y luego de ello, arrojada a la brega ininterrumpida, fuera del paraguas protector de una sabia precaución y el necesario reposo, y la molicie, tan munificentes.

Tampoco ayudó el andar transportando milicientos cachivaches, ni el batallar contra cajas de cartón infinitas que exigían brazos y continuos desplantes a las leyes más elementales de la ergonomía. Más y más metros cúbicos que había que reducir a metros cuadrados en una ecuación de primer grado, y subsiguiente desagrado, que ni se la hubiera creído el mismísimo Mies Van der Rohe.

Y es por ello que, en estas últimas fechas, más de ahora, me veo obligado a echar el freno y bajar la tralla en general que mi cuerpo, en sus fases tempranas de decrepitud, sufre a causa de ello. Eso sí, dejando un caudal mínimo biológico, que ni me da siquiera para acercarme a parques o jardines de mi predilección, pero que me mantiene con vida en espera de una siguiente crecida, suponiendo que esta llegara a producirse.

Aprovecho además esta época, que para mí es de pocas y poco cuantiosas transacciones atléticas, para bajar la actividad, aunque no me sale gratis del todo. Me pierdo Boborás y era una clásica en mi calendario.

Pero no, mi cadera se encabrita con particular animosidad en los tramos cuesta arriba, y la mentada carrera es, a ese respecto, una auténtica terapia de choque.

Vale más nadar, y guardar la ropa, en este invierno trucho de las narices, un completo desconocido, tan inusitadamente calenturiento y tan echado en brazos de una pluviosidad malsana. De lo de lo de salir a correr sin que el barro nos sal-pique ya ni hablamos.




Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
tiojuan

Foreiro Senior
Foreiro Senior
3/10/11
0 Carreiras
807 Posts
Cambados
Reply with quote Post Sun, 22 Jan 2023, 21:22
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Amigo Papa-Leguas , encantado de volver a leerte , de visitar tu diario y de volver por estos foros ( yo eh).
Un saludo , un abrazo y a volver a empezar.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sat, 28 Jan 2023, 10:02
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

tiojuan escribió:
Amigo Papa-Leguas , encantado de volver a leerte , de visitar tu diario y de volver por estos foros ( yo eh).
Un saludo , un abrazo y a volver a empezar.

Estimado correlega, coequipier y sin embargo amigo tiojuan, el núcleo interno de la Tierra se puede parar y no pasa nada, pero si lo hacemos nosotros es una catástrofe, y además, como que no queda bonito...
Este diario y su amanuense hace tiempo que están en horas bajas atléticas, y no sirve a su propósito de honrar a nuestro sacrosanto deporte. Fíjate que el domingo en Boborás me encontré con el Doctor Slump, y hablamos largo y tendido durante varios minutos. Por unos momentos pensé que todo volvería a ser como en los buenos viejos tiempos, incluso le practiqué una cpr (cardiopulmonary resucitation) al Gatuno, pero to no avail. Perdón por los latinajos, pero es que la camiseta azulón eléctrico de los Boston buddies me pone burro.

Qué más quisiera yo que todo fuera diferente, y que este foro y el mundillo de las carreras en general, recuperasen su pujanza y salieran del actual estado de marasmo. Pero no basta que un tal señor x, por muy padre de la criatura que sea, se levante una mañana de domingo con ganas de arreglar el mundo, y lo ponga de nuevo a funcionar todo, y cree el circuito y vea que el circuito es bueno, en segundas nupcias.

En cualquier caso, mi opción será la de esperar y ver. A mi, como a Zelensky, primero que me den los tanques, y luego ya veremos qué más me falta...

Por demás, admito que me agrada ver que por aquí la gente sigue a tope de ilusión, y que en cualquier momento esto tira para arriba, y vuelve a su ser original y sus cabales. Falta hace.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sun, 26 Mar 2023, 18:16
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Quizás haya dejado de escribir aquí porque entiendo que ya no son mis tiempos (mozos), que en una carrera u otra el fardo de lesiones mal curadas que cargo a cuestas, se desmadejará definitivamente, y mi presencia en las mismas, antaño profusa, quedará reducida a la nada más absoluta.

Quiero retirarme a mis cuarteles de invierno sin hacer ruido, sin polvaredas, sin una palabra más alta que otra, que, en este caso, de la lengua escrita, implicaría el tan denostado uso de las mayúsculas, y máxime para cuestión tan minúscula.

Pero la gente de este foro no me deja. No quieren deserciones entre la tropa de regulares, y prefieren que siga relatando mi mundanal epopeya por fascículos en este arte del correr en el que no paso de vulgar soldadito de plomo. Y tampoco quiere despedidas la primavera. Ah, la primavera… El anhelado deshielo… Palabras mayores.

En la 15K Nocturna de Sparkland, celebrada por la tarde, los fríos del perihelio ya no comparecieron. Tampoco se puede decir que hubiera excesiva gente, y es que, una prueba que se celebra por las rutas que todo el mundo de por aquí usa para entrenar, tiene escaso tirón, y menos aún si te lo meten en el bolsillo.
Así que no hubo demasiadas oportunidades para saludar a parroquianos conocidos, y sí, sin embargo, ocasión para reconocer caras provenientes de otras latitudes, una de ellas Meigalicix.

Disfrutan los foráneos con esta carrera como niños con zapatos nuevos. Y es que todo el circuito de senderos y pasarelas alrededor del Miño, para el visitante desacostumbrado, es un auténtico regalo visual. Tal vez eso explique el éxito de nuestra amiga, no hay mejor motivación que lo que entra por los ojos, y el que llegara a afirmar, sin rubor de ningún tipo, encontrarse satisfecha con su renuncia al San Martiño en favor de esta competición. ¡Herejía!

Para mi en cambio, era únicamente una prueba más, esta vez de gran calado, por lo abultado del kilometraje, en la que someter a experimentación el estado calamitoso de mi aparato locomotor.
¿Sería capaz de terminar? ¿Me quedaría tirado en algún punto concreto del recorrido termal, bañado en sudores fríos? ¿Acabarían mis deseos de restablecimiento y mejora en las pozas, como aquel gozo al que el refranero tan fatal destino profetizara?

Por lo pronto la cosa ya empezó mal. Un cordón desatado sin haber todavía abandonado el puente viejo, donde se hallaba la salida, me llevó de los últimos lugares del pelotón, a los ultimísimos; de cabeza de ratón, a coliforme bacteria fecal.
En fin, borrón y cuenta nueva. Recuperar todo lo perdido iba a ser mi leit motiv (no confundir con Leif Garret) de carrera, y al menos podría jactarme de haber ido de más a menos, entre otras razones porque no me quedaban más narices. Lo contrario habría resultado en un entrenamiento, vulgar y corriente, con público, lo cual es ya mucho decir pues ni se sabe si aguantarían hasta mi paso. Aunque la realidad es que el público era más bien poco, gente del gremio y familiares, espolvoreados estratégicamente, y había mucho más de viandantes y gente anónima que toma al asalto la ruta del colesterol, y a quienes no les importa demasiado estorbar a unos cuantos jíbaros que van con la lengua fuera estresando a todo buen cristiano.

Pasada la zona del pabellón, donde terminan los tibios aplausos, y donde las fuerzas de las que se tiene libre disposición se agotan, arranca el órdago al pundonor.
Es entonces cuando mi cadera izquierda y mi gemelo derecho comienzan con su particular partido de tenis. Si cargo el peso de un lado, el otro, protesta, y si ajusto hacia el medio, se me quedan las pelotas en la red.
Como diría un replicante lacrimógeno, empapado hasta las cejas y con una paloma en la mano, es toda una experiencia vivir con miedo. A la lesión, añado yo.
Llegando al finis terrae de Outariz, en la rampa que da acceso a la pasarela, intercambio algunas frases con un correlega, aparentemente de mayor edad que yo, pero de físico cincelado, tal cual si hubiéramos coincidido en el interior de un ascensor.

Hace rato que hemos sincronizado nuestras zancadas, y entiendo que veladamente me reta a singular batalla. Me ha visto flojear, sin duda, y sé perfectamente que estoy perdido, pero acepto el envite, en la esperanza de poder aguantarle el paso al menos hasta el fin de la pista roja; este tramo, muy difícil de sobrellevar en solitario.

Es gracias al empuje que me brinda esta nueva oportunidad que soy capaz de dar caza a unas cuantas unidades más, antes de que la competición se convierta en una sopa fría, y el resto de participantes solamente puedan observarse en el corrimiento al rojo de galaxias en expansión, próximas a abandonar los límites del universo visible.

Sin embargo, y pese a mis esfuerzos y precauciones, por el medio de la pista roja ya solo soy una triste oveja descarriada que escapa de un lobo impreciso.
Todos los pilotos de avería de mi panel de mandos parpadean enloquecidos, pero ya no se puede parar. Estamos demasiado cerca de morir en la orilla, y el río es muy traicionero. Ya nos habíamos olvidado de lo que representa llevar al cuerpo exigido más allá de lo humanamente soportable, en este mi estreno en competición oficial, y caballera, en lo que va de año. Algo inaudito.

Felizmente, las cuadernas de la nave, pese a los ensordecedores crujidos y retemblores, aguantan el oleaje y se avizora buen puerto. Al otro lado de las aguas, el centro comercial Ponte Vella, con todas sus luces encendidas, festejos y cuchipandas, recuerda al Titanic en el brete de hundirse, y como quien no quiere la cosa, aprovecho los últimos metros de angustia por la pasarela y las rampas finales, para recoger y dar buena cuenta de algunos pocos naúfragos, para los que ya no hay sitio en los botes salvavidas.

Llego a la meta exangüe, sin esprintarle la última baldosa a un velocista de último suspiro que me sorprende por la siniestra. Es suficiente castigo. Bastante he hecho ya con aguantarle la cara a 15 largos kilómetros, que si yo fuera Ramón Tamames, no dudaría en calificar de “tocho”, a falta de una palabra mejor.

Afortunadamente he llegado con bien, sin daños estructurales severos, apuntaladas las grietas y contramuros, aunque ha habido muchos a los que les ha ido mejor. Matogrosso me ha sacado un porrón de minutos, confirmando su buen momento, y a Meigalicix le han dado un premio.
Es curioso porque ni la galardonada se llegó a enterar de ello hasta bien pasada la ceremonia de entrega, ya casi de clausura. No, desde luego, la filosofía de vida de la señora Minducha no le dedicó muchas cavilaciones al apartado de recogida de premios y distinciones. ¡Qué bobada el éxito!, cuando de lo que se trata es de resistir ahora y siempre al invasor.

Y así, nuestra estimada correlega tuvo que venirse a reclamar por ventanilla con la subcontrata levantando el tenderete. Vamos, que casi que la fueron a sacar de la ducha con la feliz noticia, e ir para allá como que si te toca acompañar a un familiar a urgencias.

Ay, si me quitan a mi la ducha del final de una carrera, ese momento de relax y ulterior contrición espiritual, de lamerse las heridas bajo el caño purificador del agua caliente, con la que Putin nos chantajea y ensucia la conciencia… Como diría Belén Esteban, mato.

Pero un pódium es un pódium, y un trofeo de atletismo luce mucho encima de la repisa del dormitorio, aún al lado del pío recuerdo de la primera comunión.
Nunca es tarde si la dicha es buena. Y nada hay más cinematográfico que un buen final feliz. No hay más que ver el caso del recientemente oscarizado Ke Huy Quan, Tapón para los amigos, al que, ¡quién se lo iba a decir después de tantos años de obliteración!... Que seguramente para sus adentros, y después de todo, no dudaría en exclamar… ¡Mucho divertido!


Ese fistro de ducha...




Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
freakyrunning

Maratoniano
Maratoniano
14/10/13
0 Carreiras
4275 Posts

Reply with quote Post Mon, 27 Mar 2023, 17:58
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Bravo.

La cosa es muy shakesperiana, Papa. La tragedia del ocaso de la (tuya y nuestra) vida deportiva.

No hay nada más vendible que eso: los entrenos arrastrados, los dineros en el fisio, la demencia de los cordones por atar, las manchas de orina en el pantalón, las pitadas al cruzar en diagonal...

Para datos estadísticos ya está el INE. Yo soy de esos que no te deja retirarte porque quiero leer en f
also directo tus desvaríos por la Lonia.

Oro puro.

Y yo que lo lea.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 28 Mar 2023, 16:14
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

freakyrunning escribió:

La cosa es muy shakesperiana, Papa. La tragedia del ocaso de la (tuya y nuestra) vida deportiva.
Cierto Freaky, ya vamos justos y encima nos adelantan la hora. ¡Qué te voy a contar!

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2613 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Mon, 20 Nov 2023, 19:58
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

No es de recibo estar meses y más meses sin venir por aquí, y ahora, a toro pasado, con el San martiño del 2023 en los libros de historia, desempolvar este, mi diario de sesiones atléticas.
Pero así es la vida del corredor-escribiente, impredecible.
A modo de crónica, y pese a no ser fruta de temporada, sino más bien acumular largos días en almacén refrigerado, me atreveré a hacer un breve resumen de mis correrías, sintiéndolo mucho por quien no le guste la fruta, y a la vez, por quien sí le guste, como a la Ayuso.

Y como todos los años, esta carrera me arrastra a mis más terribles errores de principiante, como estrenar zapatillas nuevas, o salir a comerme el puente del milenio, y ganar el cielo en el minuto uno de carrera.
Siendo así que cuando llego a la locomotora, cae rendido ante ella mi aparato locomotor, no sé si por embrujo de alguna suerte de feromona ferroviaria, o simple agotamiento de ideas y claridad mental.
La vida en el San Martiño es, a partir de ese momento, una peregrinación a Lourdes por el camino equivocado, siguiendo una riada de jadeos que pugnan con los propios por el aplauso del espantado espectador, que no entiende a qué viene tanto martirio.

En la cuesta de la telefónica, mi corazón late desbocado, como si esperara una llamada de arriba. No descuelgo el auricular, por si acaso. En su lugar me perfilo al costado de la muchedumbre y trazo las diagonales que me va planteando el recorrido.
Así, todavía de una pieza y en mis cabales, consigo alcanzar la zona de avituallamiento. Tomo mi agua del ejército de salvación infanto-juvenil, que me mira con mezcla de pasmo y fascinación culpable, y derrocho los minutos necesarios en hidratarme convenientemente, ya estando a poco de empezar a echar humo negro el motor.
Y esa agua salvífica me hace la carrera hasta la Plaza Mayor, donde los ánimos del respetable, lejos de auparme, apelan a mi yo más introspectivo y vergonzoso. No así al resto de adversarios, por lo que pierdo posiciones.
Ya por el Paseo, las gafas de sol que llevaba para decorar mi azotea minimalista en lo capilar, y a ese punto concreto, en lo racional, me sirven mal que bien para ocultar mi expresión de ultratumba. Quiero la fama, pero no así.

Naturalmente mi ritmo habría ido desangrándose todo el camino, y ya enfilando el puente nuevo, apenas le encontraba las pulsaciones. No sé ni como subí Vicente Risco, supongo que tirando de oficio y a fondo perdido, ni cómo no bajé rodando la avenida de las Caldas, ya entonces en pos de un Puente Romano que se me haría eterno, como eterna se me había hecho la ciudad.
Pero Sparkland, como Roma, no permite más paseo triunfal que el de un único vencedor absoluto. Los demás nos debemos conformar con el menudeo de nuestras párvulas contiendas y ajustes de cuentas. Que si fulanito quedó por detrás, que si menganito pinchó, que si el año que viene Perenganito sabrá lo que cuesta venir - ¡cómo se atreve! - a quitarme las pegatinas… En resumen: Vini, vidi y vinci lo que se supo y pudo.
Ya es bastante seguir por aquí metiéndole zapatilla al duro e ingrato asfalto de esta anodina capital de provincia, que nos regaló un día envenenado por el calor y la humedad, tan malo para las castañas como para el deporte gerontológico.

Este bien pudo ser el último San Martiño de una serie histórica, si prospera el atropello del Jácome y lo próximo son las cien mil vueltas y media a la fuente del Parque San Lázaro. Por aquello de llevar a las dos dimensiones del plano, escuadra y cartabón, una carrera que, manque les pese a sus muchos y muy enconados detractores, se vive y se disfruta en todas las direcciones del espacio.
Pues si de hacer más pequeña la ciudad se trata, acierta plenamente nuestro menesteroso regidor, que tanto prometió, promete y prometerá lo contrario.

Eso sí, yo mientras tanto a lo mío. Salvé los muebles en el San Martiño, a pesar de los pesares, la lucha contra los elementos, y el paso inexorable del tiempo, ladrón de guante blanco, y puedo a día de hoy decir que vuelvo, algo, por mis fueros. No es moco de pavo.


Aplicable también al último minuto del sanmartiño.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Meigalicix

Experto no foro
Experto no foro
19/02/12
59 Carreiras
3264 Posts
Vigo
Reply with quote Post Tue, 21 Nov 2023, 7:39
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Unha alegria ver unha entrada nova aquí despois de case 10 meses!! Máis alegría podendo comprobar que mentras hai vida hai esperanza, como di o refrán.
Tan malo é o exceso de luces do noso rexidor local, como a manifesta ausencia das mesmas que ten o voso.
Encenderei velas ao santo Cristo da Victoria de Oliveville para que ninguén se cargue o percorrido clásico da San Martiño no 2024.
Mentras, coidate moito, e non te fagas tanto de rogar Smile
Andrés61

Maratoniano
Maratoniano
25/08/12
0 Carreiras
1878 Posts

Reply with quote Post Tue, 21 Nov 2023, 8:04
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Aleluya Maestro! Que gusto da leerlo!
freakyrunning

Maratoniano
Maratoniano
14/10/13
0 Carreiras
4275 Posts

Reply with quote Post Thu, 23 Nov 2023, 15:44
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Andrés61 escribió:
Aleluya Maestro! Que gusto da leerlo!

Lo mismo digo. El Trueno del Miño ha vuelto.





You cannot post new topics in this forum
You cannot reply to topics in this forum
You cannot edit your posts in this forum
You cannot delete your posts in this forum
You cannot vote in polls in this forum
You cannot attach files in this forum
You cannot download files in this forum