Foros ›
El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)
Forum Index / Diarios de adestramento
Reply to topic

Author
Message
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2117 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sun, 15 Mar 2020, 9:45
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

Pues sí, correlegas, como reza el nuevo subtítulo, el Papalegüense pasa a ser a partir de hoy, y hasta nueva orden, un diario de no entrenos.

La idea es poco más o menos que convertirme en un calco de Lihto, preguntando, día sí, día también, por el circuito. Pero yo me dirigiré al Admin de los admines, que mora en el cielo de los administradores, y lo haré, ya no interpelándolo por el circuito, sino por el running en su totalidad.

Es gracioso, incluso hace una semana acudíamos a aquella carrera ilusoriamente llamada “Soy libre para correr”, y, amigo Papa-Léguas, mírate en lo que has acabado... Acumulando horas y más horas de inactividad, sedentarismo, y de espantar moscas con el rabo.

Será un milagro si no salgo de esta con la planta y galanura de Jabba the hutt.
Esperemos que no dure mucho esta situación. Por el momento ya son dos los días que llevo pasados de mi habitual planificación, y cuando esto sucede, me tengo que enfrentar a consecuencias indeseables, como, por citar tan solo las que mejor conozco, episodios dramáticos de estreñimiento, calambres salvajes en las piernas por la noche y en mitad del sueño, amén de falta de ganas de vivir y otras inapetencias.

Tiene gracia, ahora que el papel higiénico se ha convertido en reserva de valor, y bien estratégico de primer orden, por encima del franco suizo, el oro, el uranio enriquecido, o las mascarillas antiedad de L'Oreal, que yo no lo vaya a necesitar demasiado...

Decir también ahora, que envidio, en este momento más que nunca, a los que viven en el rural, y pueden echarse al monte, saliendo a correr a hurtadillas por alguno de esos sitios que conocen bien, a los que el coronavirus jamás llegará, por mucho empeño que le ponga.

Yo, por miedo a las multas, al contagio, o a que simplemente alguien me llame la atención, (cargado de razón, vaya eso por delante), me limitaré a seguir con mi enclaustramiento forzoso. Un retiro monacal que, sin embargo, no me quita de tener que ir al curro, pues al parecer, el Tío Sam me necesita. Bueno, el pariente pobre del Tío Sam.

Por último, cierro este comunicado, que espero que de principio a fin hayáis leído poniéndole mentalmente voz de Pedro Sánchez (otro discursito más de este señor y os juro que meto la cabeza en el microondas y le doy bien de cuerda a la ruedecilla), sumándome en diferido al aplauso que ayer dedicamos a los héroes de la sanidad, los supermercados, etcétera...

En ningún caso me gustaría que el coronavirus interpretase que se le aplaude a él, como sucedió aquella vez con Ronaldinho en el Bernabéu, de infausto recuerdo, aunque, para que os lo voy a negar, el que un bichito tan pequeño haya sido capaz de poner el mundo patas arriba, no es para menos.



Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2117 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sun, 22 Mar 2020, 20:41
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

Día 888 de la cuarentena.

Miro a través de la ventana, y mis pupilas se detienen sobre una paloma que se ha posado en la terraza de enfrente. Quiero comprobar si lleva una ramita de olivo en el pico, pero una señora al borde de la histeria, y con medio cuerpo en vilo sobre el abismo, ha salido a hacer aspavientos y palmas, y la ha espantado.

No es la hora del aplauso ritual al dios Covid, pero comprendo que haya perdido la noción del tiempo. Yo tampoco sé ahora mismo, y tal vez sea porque la luz exterior me ciega, si es de día o de noche.

El dragón chino que quiere comerse el sol se ha quedado a vivir entre nosotros, y las caceroladas le aburren, pero díselo tú a aquella pobre del 9º B, que canta el “resistiré” con lágrimas en los ojos.

Contemplar de nuevo el derrumbe a fuego lento de la civilización no me satisface, y prefiero regresar al calor de mi purgatorio, antiguo hogar.
Recuerdo cuando practicaba una afición que se llamaba correr, y estaba convencido de que aquello me hacía feliz. ¿Cómo era? Primero se ponía delante la pierna derecha y luego… No. Primero era la izquierda…

No quiero pensar en ello. Al menos, eso sí, estoy seguro de que he conseguido inmunizarme ante la desesperación. El día que se acabó el último rollo de papel higiénico, aquel irreductible pedacito del tamaño de un sello de correos, me juré a mi mismo que nunca volvería a sufrir por los problemas materiales.

Ahora todo me importa un bledo. Me levanto y me vuelvo a acostar. Ni me preocupa que mi cuerpo se haya convertido en mero soporte vital de un cerebro que practica la violencia doméstica sobre sí mismo. He de cortarle el suministro, pero no sé cómo.

En la tele, Fernando Simón, que, ante el vacío de poder, tras la huida hacia el exilio de la monarquía saudí, ha asumido la regencia de El País, dicta nuevas medidas que endurecen aún más el confinamiento. Ya no se podrá tirar de la cadena, pues el virus adora los remolinos de agua y excrementos. Desgraciadamente nadie sabe aún que método se empleará en adelante para deshacerse del problema, pero varios grupos de expertos internacionales trabajan paralelamente, y en dura competencia, para encontrarla.

Este virus ha acabado con Papa-Léguas. Tanto es así que he juntado un montoncito de deportivas raídas y le he construido un pequeño templo. Allí dónde esté espero que por fin sea libre.

Que el olor de la hierba recién cortada le acompañe, y los conejos salgan a su paso, celebrando con sus saltitos su ya nunca más perturbada amistad. Descansa en paz, mi bienamado hámster.

Hace tiempo que los que predicaban las tablas del fitness han desertado de su fe. Nunca vi en ellos otra cosa que superchería. No se querían resignar al fin, a su obsolescencia deportiva. Pero no los culpo, vivíamos engañados.

Escribo está última frase con la duda de si hacer un esfuerzo gigante de voluntad y ponerme a andar de pared a pared, o si beberme otro batido de chocolate. Tal vez haga las dos cosas. El circuito del pasillo de mi casa, que es un poco como el gran premio de Montecarlo, pero sin yates, no ofrece muchas oportunidades de meter el “drs”.

Sí, definitivamente puedo hacer las dos cosas al mismo tiempo.



Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Andrés61

Maratoniano
Maratoniano
25/08/12
0 Carreiras
1813 Posts

Reply with quote Post Mon, 23 Mar 2020, 19:21
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

Maestro.... Todavía queda esperanza.
No dejes de escribir Amigo
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2117 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 24 Mar 2020, 8:59
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

Cuando todo esto termine estimado amigo 61, seguramente se organicen carreras por todo el mundo de gratitud y reconocimiento hacia los heroicos profesionales de la salud. Confío en verle en alguna de las de por aquí.
Sepa, sin embargo, que su condición de tal, no cursa en lo relativo a mi persona con ventaja añadida alguna, y que me partiré el pecho para ganarle, y obligarle a morder el polvo, así como a reconocer mi superioridad atlética imprescriptible.
No lo dude ni por un momento. Antepondré mi interés particular a cualquier otra consideración, y no me temblará la zapatilla llegado el momento. Cuento con la bajeza moral necesaria para llevar adelante este propósito, y no hay forma alguna de que nadie o nada pueda impedirme el disponer de ella a mi discreción; de manera que, usted y otros como usted, están avisados.
Un abrazo. Angel

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Andrés61

Maratoniano
Maratoniano
25/08/12
0 Carreiras
1813 Posts

Reply with quote Post Tue, 24 Mar 2020, 13:51
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

No esperaba menos de Vd Maestro.
Los que se están partiendo el pecho son los profesionales que están en primera línea (Servicios de Urgencias...). Varios contagiados (En Ferrol, al menos, nada grave (Son jóvenes y fuertes), estarán en Aislamiento domiciliario y poco más (espero). Pero eso implica que hay menos profesionales para atender a presentes y Ay me temo... Muchos Futuros Pacientes...
Con mascarillas contadas, de las malas... Hay que ver aquello. Yo voy a Urgencias acojonado. Pero procuro no pensar demasiado en ello.
De esta saldremos Amigo. Gordos y desentrenados pero saldremos.
Ánimo a Vd y a sus numerosos lectores (Gente de Indudable Buen Gusto)
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2117 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Fri, 27 Mar 2020, 0:01
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

El tiempo sigue pasando, pero al confinamiento sigue sin vérsele la luz al final del túnel.

Son muchos días ya de inactividad, y no puedo dejar de pensar en los primeros momentos de Julian Assange en la embajada londinense de Ecuador, cuando seguramente pensaba que el embrollo se solucionaría en cosa de unas semanas.

Por eso que, aunque reacio al principio, y siempre teniendo en mente al sujeto que se hizo un maratón en la terraza de su casa, un santo varón, me lancé a probar las bondades del running homemade.

Y, en fin, ¿qué se puede decir de esta experiencia emocionante, alucinante, chispeante…? De no ser por la lucha contra las comorbilidades que lleva aparejado el sedentarismo, tan ricamente me hubiera bajado del tiovivo a la tercera vuelta, y a otra cosa mariposa, pero, bueno, así vienen dadas, y hay que buscarse las isotónicas.

Como curiosidad, decir que, al ser este un primer entreno de tanteo, no me he preocupado mucho de saber la distancia recorrida, aparte de que el Ciripolen no se pone a lo suyo en cautividad. Eso sí, he estado pendiente de lo que duraba la sesión, que hice coincidir con unos 45 minutos, minuto arriba, minuto abajo, y que, en cualquier caso, es, a todos los efectos, mi mejor marca personal de todos los tiempos en pista cubierta.

Esto me sirve además de referencia futura para los próximos entrenamientos indoor, toda vez que haga una medición más exacta del “lentódromo”, lo cual me permitirá definirme en mis tradicionales tablas comparativas de animales.
Si bien, las categorías, por la propia naturaleza de la situación, se reducirán exclusivamente a dos: Murciélago y pangolín.

Hoy, a juzgar por los ritmos, y por lo timorato de las tumbadas en las curvas de herradura, creo que he debido quedarme en pangolín. Sí, he sido un poco pangolín, para qué nos vamos a engañar.

Lamentablemente, no me he podido subir a los pianos, la nuestra no es una mansión de alta alcurnia, pero no descarto que en una de esas pasadas por el salón, me enrede con el asa de la funda de la guitarra de mi padre, y acabe poniéndole la pierna encima al susodicho instrumento.

En fin, poco más que añadir. Esto es como la cola cero de marca blanca de un hipermercado, hay que estar muy desesperado de la vida, para echársela al carrito, pero es que en el fondo así es como estamos, y la buena noticia, es que aún podríamos estar peor.

Dios mío, qué castigo. Pienso de nuevo en Assange, y en que muy probablemente ni nos hayamos acercado todavía al ecuador de la pandemia.



Assange: Resistiré, erguido frente a todo...



Assange, 7 years later: Nooooo, a la calle no, que soy grupo de riesgoooo...

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2117 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Mon, 30 Mar 2020, 13:06
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (en arresto domiciliario)

El tiempo pasará, decía Sam.
Pero no parece que lo haga a la velocidad de siempre ¿no es cierto? Casi se diría que vivimos en un paréntesis. Por cierto, sabíais que este signo gráfico, el paréntesis, se utiliza en todas las lenguas a lo largo y ancho del mundo. Una pequeñez, desde luego, pero universalmente compartida, como el coronavirus.
De igual modo, correr por dentro de casa también es un paréntesis, o unos corchetes, o unas llaves… Aunque ahora que lo pienso, unas llaves que nunca te vas a dejar en casa al salir a correr. No todo son desventajas.

Dado que en mi estreno como corredor de puertas para adentro tampoco me fue tan mal, decidí repetir la experiencia. Pero esta segunda vez la cosa ya fue un poquito peor. El andar zigzagueando por entre los muebles y los marcos de las puertas, percheros y paragüeros, ya no tenía ese tinte especial de rito iniciático. Es más, como toda segunda vez en todo, uno comienza a ser verdaderamente consciente de dónde le aprieta el zapato.

Así, el incordio se había duplicado en lo que parece adoptar, él también, la forma de una gráfica exponencial. Es decir, si hoy ya me parece que ha aumentado, dentro de un par de semanas más, un despelote.

Atrás quedaba la soltura de ir sorteando obstáculos a lo barrilete cósmico. En esta ocasión, las esquinas y aristas del inmueble no dudaron en repeler, con anticuerpos, las más de mis incursiones. Casi tenía que moverme como las fichas del backgamon.

A eso ha de sumársele el efecto de trepidación que provoca mi trote sobre la planchada de hormigón, y el consecuente miedo a que se venga abajo el edificio. El otro día no lo percibí, pero, es evidente que hay una carga dinámica permanente que pone a prueba la resistencia de los materiales, y que, en un momento dado, no lo quiera dios, tanto zapatazo de por medio, pudiera acercarse a la frecuencia de resonancia.

Además, yo no soy precisamente Konstanze Klosterhalfen, y menos aún en estos días de cuarentena, en los que tengo un apetito desenfrenado y el metabolismo al paso de la burra.

Como dato estadístico para los amantes de las cifras desnudas, consignaré un pobre balance de 45 minutos. Exactamente los mismos que el primer día.
Tenía la intención de corregirlos y ampliarlos, pero me resultó de todo punto imposible.

La realidad es que estos entrenos enlatados son una auténtica lata. Ojalá pase pronto todo esto, que no sé cuando será. Lo que si tengo muy claro es que cuando coja una buena galopada al aire libre va a ser la felicidad absoluta. Seamos positivos.



Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.





You cannot post new topics in this forum
You cannot reply to topics in this forum
You cannot edit your posts in this forum
You cannot delete your posts in this forum
You cannot vote in polls in this forum
You cannot attach files in this forum
You cannot download files in this forum